Cachemir, un estampado que sobrevive a las modas

Sin comentarios abril 10, 2017

Un estampado en forma de gota de agua tumbada, omnipresente en camisas, vestidos, corbatas e incluso ropa del hogar, que conocemos como cachemir o cachemira – o paisley en el mundo anglosajón-  Este estampado, como su nombre bien indica, comparte una estrecha relación con Cachemira, aunque en occidente lo tengamos tan presente que lo hemos hecho casi nuestro.

Sin embargo, y aunque sus orígenes se encuentran en las culturas indoeuropeas prerromanas, fueron las exclusivas pashminas confeccionadas en Cachemira las que popularizaron este diseño en occidente.

   

El origen del estampado de Cachemir

Los diseños cachemires tiene más de 2.000 años de antigüedad. Existen vestigios de su pasado europeo en el arte celta, pero su origen se identifica sobretodo en Irán y la dinastía de los mogoles, que dominaron Asia central durante el siglo XV y XVI, y a quien se atribuye su introducción en India, el impulso de la industria del chal de Cachemira y con éste, el desarrollo artístico del motivo cachemir. Desde entonces, los cachemires han sido los indiscutibles protagonistas del chal de Cachemira, y, como podéis ver en nuestra colección Kashmir Shawl Atelier, los artesanos de esta región de los Himalaya lo continúan bordando y tejiendo sobre pashmina, lana y seda.

Hay diversas teorías relativas al significado de este estampado en forma de gota. En Irán, Azerbayan y Cachemira lo llaman botteh o bota, que significa arbusto o matorral, incluso se dice que podria representar una hoja de palma o una flor abriendose. Otras teorías creen que los cachemires podrían representar un ciprés, el árbol de la vida, o un higo partido por la mitad.

    

Y, ¿cómo y cuando el estampado de cachemir se puso de moda en Europa?

A finales del siglo XVIII, viajeros, exploradores, soldados y miembros de la Compañía Británica de las Indias Orientales empezaron a traer chales de Cachemira a Europa como regalos, enamorados de su belleza y suavidad. Pronto se pusieron de moda y, entre 1790 a 1879, fueron una pieza imprescindible para toda mujer con estilo. La mayor exponente de esta tendencia fue la esposa de Napoleón Bonaparte, Josephine de Beauharnais.

El cachemir se bordaba y tejía a millones en talleres de Persia, India y Rusia, siendo los más deseados aquellos que habían sido tejidos en Cachemira. Su exclusividad y su alto precio provocaron que la indústria textil de Inglaterra y Francia empezara a imitarlos y a venderlos a precios más populares. El cachemir se fue adaptando a los gustos occidentales y las técnicas de estampación le dieron formas más definidas y figuras más llamativas.

Por aquel entonces, uno de los mayores productores de chales en Europa se encontraba en la ciudad de Paisley, en Escocia, es por eso que en el mundo anglosajón el motivo cachemir se conoce como paisley.

El cachemir, hoy en día

Aunque el cachemir había dejado de ser popular a finales del siglo XIX, el movimiento hippie recuperó y reinventó el motivo y le devolvió su esplendor. La atracción por la música exótica y psicodélica y la conexión que grupos de música como The Beatles, The Rolling Stones o Jimmy Hendrix establecieron con la India, hicieron del estampado cachemir un símbolo de disconformidad y ruptura con la sobriedad de las modas precedentes.

Desde entonces, el diseño cachemir se reinventa continuamente. Este verano el cachemir ha sido un estampado imprescindible para conseguir el look festival chic o boho chic. Y de cara a este otoño/invierno, el cachemir volverá a ser un diseño dominante en las colecciones de esta temporada. Una señal de que esta figura orgánica es tan adaptable que sobrevive a las modas y continua evolucionando.

¡En Kashmir Shawl Atelier adoramos los cachemires! Forman parte de nuestra historia. En nuestra colección de chales y fulares encontrarás paisleys de todas formas y representados en las diferentes técnicas de confección que se trabajan en el valle de Cachemira. Entra y hazte con el accesorio imprescindible de esta temporada.

    


Sin comentarios