Pashmina, chal, fular, Kashmir, Cachemira, bordado

La triste realidad detrás del shahtoosh o ‘chal del anillo’

Sin comentarios junio 22, 2017

Los pastores de Changthang y la cabra de Cachemira, una relación más allá de la producción de su lana.

Para los pastores de Changthang, también conocidos como ‘Changpa’, la cabra de cachemira es su mayor tesoro; dependen completamente de ella para su sustento. En los áridos altiplanos de los Himalaya, ésta es su única fuente de comida. Además, venden o intercambian las cabras o la lana de cachemira sin procesar para obtener cereales, utensilios u otros objetos necesarios para su supervivencia. Su relación con este tipo de cabra es tan ancestral que se entiende como pashmina ‘Chanthangi’ solo aquella lana de cachemira criada exclusivamente por este grupo. Y aunque la lana de Cachemira también se produce en China, Mongolia, Afganistán y Turquía, entre otros países, se considera que la pashmina ‘Chanthangi’ es la más fina y preciada de todas.

¿Cómo es la cabra de cachemira?

La cabra de cachemira es un animal no muy grande, pero fuerte. Normalmente su color es blanco aunque a menudo también se encuentran cabras de color rojo pardusco, beige, gris e incluso negro. Tiene también cuernos de color marrón y de forma curvada. Con temperaturas que bajan a menos de 40 grados bajo cero, las cabras de cachemira desarrollan una fina y suave capa interior que se caracteriza por su calor y ligereza y que permite a las cabras soportar los fríos.

¿Cómo se produce la lana de cachemira?

Al llegar el verano, cuando las temperaturas empiezan a subir (¡pueden llegar a 40 grados!), se desprenden de este pelage, que luego se recoge por los pastores. Luego se acaba de separar el fino pelaje interior hivernal del pelaje exterior, más grueso y largo.

Una vez recolectada, la lana cruda de cachemira se vende a los productores de chales del valle de Cachemira donde la estiran y lavan en aguas frescas de manantial. Para hacerla aún más suave y darle más cuerpo, també se sumerge en almidón de arroz. Como la pashmina ‘Chanthangi’ es tan fina que su grosor representa una vigésima parte del cabello humano, es casi imposible hilarla o tejerla de forma mecánica, a diferencia de otros tipos de lana de cachemira.

Una cabra de cachemira puede producir desde 4 hasta 250 gramos de lana o pashmina. Así que para poder elaborar el producto final que encontrareis en nuestra tienda online, a veces hace falta la lana de hasta tres cabras. Todo un elaborado proceso de confección que se convierte en fulares únicos y exclusivos. ¿Tienes ya el tuyo?


¡Descubre nuestra colección!


Sin comentarios